Durante las elecciones de 2015 en México se renovará la Cámara de Diputados, estarán en juego 9 gubernaturas, los ciudadanos de 17 entidades federativas elegirán sus congresos locales y a las autoridades de más de mil municipios y delegaciones. Aún más, estas elecciones pondrán a prueba una serie de innovaciones institucionales.

Por primera vez, se utilizarán las nuevas restricciones sobre el acceso de los partidos a tiempos de radio y televisión, competirán tres nuevos partidos políticos, se aumentará a 3% el umbral mínimo para conservar el registro y acceder al derecho a contar con diputados por representación proporcional, se pondrá en marcha un nuevo esquema de fiscalización, se abrirá la puerta a la posibilidad de que participen candidatos independientes, aplicarán nuevas causales de nulidad de la elección y entrarán en vigor las disposiciones aprobadas para asegurar la equidad de género en las candidaturas a elecciones federales y locales.

Estos elementos son fuente de incertidumbre sobre el desempeño de la contienda electoral. Sin embargo, a pesar de lo que pueda creerse por el clima político reciente, los resultados de la mayoría de las encuestas publicadas recientemente sugieren que el 7 de junio se confirmará la estabilidad en las preferencias del electorado, sin grandes cambios para las fuerzas políticas tradicionales, exceptuando al PRD.

Una medición publicada el 16 de febrero en El Financiero, revela que el PRI y el PAN llevan la delantera en las preferencias del voto de los ciudadanos para la renovación de la Cámara de Diputados (32% y 26%, respectivamente); seguidos por un segundo bloque de partidos conformado por el  PRD (13%), el Partido Verde (10%) y MORENA (9%); y, finalmente, por un tercer bloque de partidos que, considerando el margen de error de la encuesta, fluctúan alrededor del umbral mínimo requerido para mantener su registro (Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza, 3%; PT, 2%; y los recientemente conformados Partido Humanista y Partido Encuentro Social con apenas 1% de las preferencias efectivas)[1].

Baja California Sur: inicia a favor del PAN

Todo apunta a que Baja California Sur se mantendrá como un gobierno del PAN, con el Senador con licencia Carlos Mendoza Davis como su candidato, quien aventaja a su oponente más cercano, Ricardo Barroso del PRI, por más de 14 puntos (34% vs. 20%). A la fecha, el PRD continúa sin definir a su candidato, por lo que el 10% de las preferencias electorales que se han expresado por este partido podrían aumentar una vez que se defina quién competirá por la gubernatura.[2]

Campeche: el PRI arranca con la ventaja

El PRI también tiene fuertes posibilidades de retener la gubernatura de Campeche. Una encuesta de finales de 2014 registró un apoyo de 34% para el PRI, 17.8% para el PAN,  8.2% para MORENA, 6.4% para el PRD y alrededor de 1% para el resto de los partidos, con 20% de los entrevistados aún como indecisos. [3]

Colima: la balanza se inclina en favor del PRI

El Revolucionario Institucional inicia con una clara ventaja en la carrera por la gubernatura. En una encuesta realizada en enero de 2015, las preferencias electorales parecen estar en favor del PRI, con 31%, mientras que el competidor más cercano, el PAN, acumula sólo 18% de la intención de voto de la población encuestada. Por otro lado, no todos los partidos políticos han realizado el nombramiento oficial de sus candidatos, por lo que estos números podrían cambiar radicalmente. [4]

Guerrero: nada para nadie

Guerrero se perfila para ser de los estados más difíciles de ganar en los próximos comicios. La salida de Ríos Piter como candidato para el PRD y de Manuel Añorve del PRI aumentó la incertidumbre respecto al futuro de la elección en el estado. En las últimas semanas, sin embargo, ya todos los partidos eligieron candidato: Héctor Astudillo por el PRI, Beatriz Mojica Morga por el PRD, Jorge Camacho por el PAN y la joven apuesta de MORENA con Amilcar Sandoval. Los datos con los que se cuenta aún no toman en cuenta a los candidatos definitivos, pero en las mediciones recientes anteriores el PRI, como partido, mostraba ventaja sobre el PRD.

Michoacán: la moneda en el aire

Uno de los estados en los que se anuncia una elección muy competida es Michoacán. Encuestas recientes dan una ligera ventaja al Partido Acción Nacional, seguido muy cerca por el PRI y el PRD. Sin embargo, cuando se realiza una pregunta por candidatos, la brecha se abre en favor de la panista Luisa María Calderón y en contra de Silvano Aureoles, el candidato del PRD, que en este escenario para al tercer lugar en las encuestas. Con un promedio de 21% de la intención de voto, el PRI se mantiene como un jugador en la contienda con su candidato, Ascensión Orihuela.[5]

Nuevo León: clara ventaja para el PRI

Ante la elección de nuevo gobernador del estado, el Partido Revolucionario Institucional aventaja con 48% de las preferencias; le sigue el PAN, con 24%. Al margen de las preferencias electorales, más de la mitad de los consultados (54%) cree que el PRI va a ganar esta elección, mientras que sólo uno de cada cinco (19%) cree que será el PAN. Estos resultados fueron previos a la designación de candidato del PAN, que el fin de semana eligió a Felipe de Jesús Cantú como su abanderado.[6]

Querétaro: entre PRI y PAN

En Querétaro la contienda también se centra entre los candidatos del PRI y el PAN, sin que algún tercero tenga posibilidades de alcanzar la victoria. El PRI aventaja con 28% de las preferencias electorales, mientras que el PAN le sigue con 22.5% de apoyo entre el electorado. Los candidatos considerados en la contienda serían Roberto Loyola por el PRI y Francisco Dominguez por el PAN, aunque este último no ha sido ratificado oficialmente.[7]

Sonora: ¿por partido o candidato?

Una encuesta de noviembre de 2014 reveló que el candidato del PAN a la gubernatura, Javier Gándara, lidera en intención de voto con 40%; mientras que su competidora más cercana, Claudia Pavlovich, le sigue con 32.9%. Ana Guevara, del PRD, les sigue en un lejano tercer lugar con 7.9%. Sin embargo, cuando se pregunta intención de voto por partido, el resultado es muy diferente: el PRI encabeza las encuestas con 25.4% de las preferencias, seguido por el PAN con 17.5% y un distante PRD, con 3.6%.[8]

 

[1] Fuente: Parametría, encuesta nacional en vivienda, mil 200 casos, levantada del 7 al 12 de febrero de 2015 y publicada por El Financiero. Error muestral asociado al 95% de confi­anza estadística: (+/-) 2.8%.

[2] Grupo Impacto, telefónica, levantamiento telefónico con cierre el 15 de enero, tamaño muestral de 384 casos, margen de error 5%.

[3] Gabinete de Comunicación y Estrategia. Levantamiento telefónico.

[4] Grupo Impacto, telefónica, levantamiento telefónico con cierre el 20 de enero, tamaño muestral de 384 casos, margen de error 5%.

[5] Poll of polls.

[6] Grupo Impacto, telefónica, levantamiento telefónico con cierre el 3 de febrero, tamaño muestral de 384 casos, margen de error 5%.

[7] Poll of polls.

[8]  Gabinete de Comunicación y Estrategia. Levantamiento telefónico.

 

Posted
AuthorImpacto Social Consultores