Los tiempos cambian y el sector privado ha evolucionado en consecuencia. Si bien la función principal de las empresas continúa siendo la generación de utilidades para sus dueños, accionistas y/o inversionistas, éstas han comenzado a adoptar una nueva cultura organizacional que busca generar beneficios también para sus empleados, las comunidades donde tienen operaciones y el entorno que las rodea.

 

 Vía Shutterstock

Vía Shutterstock

Los retos globales de la actualidad se han convertido en factores clave que motivan a las empresas a desarrollar nuevas estrategias y conductas para alcanzar sus objetivos prioritarios (creación de valor y beneficios direccionados). Algunos de estos desafíos son:

  • Competencia por los recursos.
  • Cambio climático.
  • Globalización.
  • Comunicación y conectividad.

Para enfrentar estos retos, las empresas han tomado diversos caminos. El más integral de ellos ha sido la construcción de una estrategia de sustentabilidad empresarial que implica el diseño y cumplimiento de normas, así como la acreditación de procesos estandarizados. Asimismo, este camino demanda el involucramiento de todos y cada una de las personas que laboran dentro de la empresa para el logro de metas alcanzables que mitiguen los impactos sociales y ambientales que la misma empresa genera.

Hoy en día las empresas no sólo deben entender la importancia de adoptar una cultura de sustentabilidad sino asumir la necesidad de construir una estrategia integral que las ayude a alcanzar sus metas globales. La sustentabilidad empresarial es un nuevo paradigma en la gestión de la empresa, un modelo alternativo que esencialmente busca mantener el éxito de la empresa asegurándose que los mercados aporten generación de valor en la sociedad.

La integración voluntaria de una visión social, ambiental y económica en el modelo empresarial, que se vea reflejada en sus operaciones cotidianas a través de la adopción de políticas corporativas, fortalece la confianza que la empresa genera tanto interna como exentamente, al tiempo que afianza sus acciones en materia de gobierno corporativo. Esto se logra mediante la aplicación de prácticas sustentables de iniciativas globales y otras empresas del ramo o bien, con la construcción un modelo propio que se ajuste a las necesidades de la empresa, tomando como base puntos de referencia y cooperación de lo que se realiza en otros lugares.

De acuerdo con el Pacto Global de las Naciones Unidas existen 5 aspectos que cualquier empresa que desee ser sustentable deber perseguir:

  1. Operar de forma responsable de acuerdo a principios universales de negocio.
  2. Incorporar la cultura de la sustentabilidad en el corazón de los objetivos organizacionales.
  3. Comprometer a toda la estructura empresarial, desde los altos mandos hasta los puestos operativos.
  4. Reportar periódicamente los esfuerzos realizados para tener una línea base y así construir metas a corto, mediano y largo plazo.
  5. Realizar acciones de forma local, es decir, tener el mayor impacto benéfico posible en los lugares donde se tienen las operaciones.

El desarrollo de un modelo de sustentabilidad empresarial requiere de un esfuerzo global  de las empresas, así como de la identificación de ciertos elementos que deberán incorporarse al modelo de negocio para lograr un nivel óptimo de sustentabilidad; entre estos destacan: ética, relacionamiento, transparencia, involucramiento y adaptabilidad.

Carlos Alonso

 

 

Posted
AuthorImpacto Social Consultores