Por más de 40 años se ha fomentado la participación de beneficiarios en el diseño e implementación de programas para el desarrollo. La teoría sugiere que un mayor involucramiento de la comunidad alinea los proyectos de desarrollo con las necesidades y preferencias de la población, eleva la cohesión social y reduce las pérdidas por corrupción o apropiación de grupos dominantes.

En esta línea, a partir de los 90, la gran mayoría de las agencias de desarrollo privilegió el enfoque participativo. En la última década, el Banco Mundial invirtió alrededor de 85 billones de dólares en proyectos liderados por las propias comunidades. Y si bien la evidencia sobre la efectividad de este enfoque es prácticamente nula, sí existe información acerca de la importancia de dos elementos que pueden inhibir o potenciar su impacto: el nivel de inclusión y la capacidad de discernir entre las opiniones de la comunidad.

Al respecto, un estudio comprensivo del Banco Mundial indica que los procesos de participación por lo general no son inclusivos y es más común que participen líderes y elites locales, mientras que se excluye sistemáticamente a las mujeres y otras minorías. A la larga, esto provoca que los programas reflejen las preferencias de los más favorecidos y no las necesidades de los más vulnerables.

La percepción de los participantes también representa un límite a la efectividad de la participación comunitaria. Frecuentemente, lo que manifiestan como sus principales necesidades dista de sus verdaderas necesidades; tienden a ser a cortoplacistas y a no identificar el costo de oportunidad de las diferentes alternativas. En otros casos, sus opiniones son sesgadas en torno a lo que creen que los encargados del proyecto quieren escuchar.

Para superar las limitantes identificadas y llevar a la práctica la teoría del desarrollo desde una perspectiva participativa deben contemplarse al menos cinco medidas:

1.    Fomentar la participación comunitaria antes de diseñar un programa: es fundamental tener una idea completa del contexto social, político y económico donde se va a desarrollar el proyecto a través de la participación comunitaria. Tal como menciona el estudio del Banco Mundial, referido anteriormente, la participación comunitaria se utiliza solamente para la implementación de programas, y no para conocer el contexto en el que se van a desarrollar.

2.    Promover una participación equilibrada: los facilitadores deben identificar mecanismos, basados en el contexto local, que eviten la auto-selección de los participantes y promuevan una participación equilibrada y representativa que incluya a grupos vulnerables y minorías.

3.    Diseñar programas a la medida: frecuentemente los gobiernos y agencias de desarrollo tienden a replicar los programas en diferentes situaciones. Precisamente por ello, es fundamental que éstos utilicen la participación comunitaria como un instrumento previo para adaptar el programa al contexto local y no solamente como una herramienta de implementación. Los diseñadores del programa deben ser discernientes respecto a los resultados la participación y promover programas sustentables.

4.    Crear capacidades locales: conociendo la situación actual, también se podrá determinar las tareas y la capacitación necesaria para involucrar a la comunidad en la implementación de los programas. Así, se promoverá un mayor sentido de pertenencia al programa y se evitará un empoderamiento de comunidades sin capacidades.

5.    Establecer medidas de monitoreo y evaluación: en repetidas ocasiones, las acciones de monitoreo son percibidas como una carga burocrática; mientras que en realidad son una herramienta de responsabilidad y aprendizaje que permite mejorar los programas de desarrollo.

Estas prevenciones mejoran la participación comunitaria, aunque todavía es necesario un análisis sistemático y empírico que permita determinar si la participación comunitaria realmente resulta en programas de desarrollo más efectivos, así como evaluar cuáles de sus elementos pueden mejorar y cuáles hay que mantener.

Posted
AuthorImpacto Social Consultores