En el largo plazo, se piensa que los países sólo pueden combatir el déficit fiscal con recortes en el gasto o con mayores impuestos. Sin embargo, hay una tercera vía, menos dolorosa y con más beneficios: la innovación.