Una de las principales críticas se ha centrado en los funcionarios y legisladores que solicitan licencia o se separan del desempeño de sus funciones para ir en busca de un nuevo cargo público. Más allá de los juicios, lo cierto es que los llamados chapulines no son producto de la casualidad sino una consecuencia del sistema electoral mexicano.