La infraestructura energética está estrechamente vinculada tanto al crecimiento económico como al desarrollo social y el combate a la pobreza.